Español English  
  Noticias

Congregaciones

Obras Nuevas

Entidades de IMCOL

Institucionesafines

Nuestra Historia

Cómo Ayudar

Contactos

Página Inicial

Mapa Del Sitio
 

Página Inicial de Teusaquillo

"MI PAZ LES DEJO NO COMO EL MUNDO LA DA" Jn 14.27

27 »La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo.

Por Pedro Stucky

1 CONTEXTO DE LA FRASE
1.1 La frase de Jesús que tenemos para el tema del mes viene del Evangelio de Juan 14.27 donde el evangelista describe los últimos momentos de Jesús con sus discípulos o sea sus seguidores. En Juan sabemos que hubo una cena de Pascua, porque en el capítulo 13 nos dice que era la Pascua judía, y hay una escena cuando Jesús moja el pan en la salsa y se la da a Judas.
1.2 Pero no hay ninguna descripción de Cena del Señor lo que se ha venido a conocer como Eucaristía, o acción de gracias. Más bien está el lavado de los pies de los discípulos como enseñanza de cómo se debe caracterizar la relación entre los seguidores de Jesús: una relación de servicio y de humildad, en especial de los líderes de los que quieren ser primeros. Deben ser primeros en servicio.
1.3 Luego en Juan se encuentra el nuevo mandamiento a los seguidores que se amen los unos a los otros, y varios intercambios entre Jesús y sus discípulos: el anuncio de la negación de Pedro, preguntas de sus discípulos y respuestas de Jesús. Jesús explica que él es la verdad y la vida y el camino al Padre, promete enviar el Espíritu Santo, explica qué hace el Espíritu Santo, y se caracteriza como la vid verdadera que nutre a las ramas.
1.4 También les advierte a sus discípulos que el mundo va a odiarlos por ser seguidores de Jesús, pero que él ha vencido al mundo y por lo tanto no tienen porqué temer. Finalmente el evangelista registra la oración de Jesús al Padre por sus seguidores y los que van a creer en él.
1.5 En fin estos últimos momentos de Jesús están cargados de sentimiento, de instrucción, de afecto, de amistad, de amor por sus seguidores y de preocupación que ellos entiendan bien lo que va a pasar, y que estén preparados para lo que les va a venir encima, y que entiendan los recursos que el Padre les da y el poder de Jesús en ellos.
1.6 Es en ese contexto de alta tensión, de una inminente confrontación con las autoridades judías, de su próximo arresto, de la dispersión de los discípulos que encontramos las palabras de Juan 14.27: 27 »La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo."
1.7 ¿Cuál era el ambiente para los discípulos?
1.8 Primero estaba su propia fragilidad. Era una pequeña banda de hombres y mujeres que habían estado con el Maestro, pero no eran personas importantes, influyentes, ni personas de poder, ni riqueza, ni formación intelectual. Mejor dicho eran personas común y corrientes, obreros, campesinos, pescadores, artesanos, y uno que otro sabía leer y escribir.
1.9 Segundo eran seguidores de un rabino, un predicador itinerante que había criticado fuertemente a las autoridades religiosas y políticas de su tiempo, había creado un movimiento social y que las autoridades tenían entre ojos. Más claramente, lo habían tratado de asesinar en diferentes ocasiones pero se había escapado. Estaba amenazado de muerte, tenía que andar escondido y cuidándose. O sea que lo más lógico era que sus discípulos fueran vistos como subversivos, quienes tenían que ser arrestados o ajusticiados.
1.10 Tercero, el imperio romano tenía oprimido al pueblo judío. Había división entre los judíos sobre que rumbo tomar. Había un movimiento guerrillero y había los judíos que colaboraban con el imperio. Lo cierto es que había presión por ambos lados. El ambiente era como de una olla de presión, que podía explotar a cualquier momento, que en efecto ocurrió unos unos 35 años después.
1.11 Cuarto, estaban las incertidumbres económicas. La gente común y corriente se sentían acorralados por los impuestos, por los terratenientes, por el costo de vida y por los prestamistas. Había un ambiente económico pesado, y los seguidores de Jesús estaban entre las clases económicas desfavorecidas.
1.12 Y quinto, el Maestro les había dicho que iba a ser entregado a sus enemigos, maltratado y ejecutado. Y aunque posiblemente los discípulos no entendían todas las implicaciones de sus palabras, de todas formas no eran muy halagüeñas. Bien podían sentir miedo, zozobra, incertidumbre ante todas estas cosas.
1.13 En medio de esta situación general, y en medio de una situación de despedida y últimas instrucciones Jesús pronuncia estas palabras: »La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo."
Aquí Jesús les dice tres cosas a sus discípulos y a nosotr@s:

2 LA PAZ OS DEJO, MI PAZ OS DOY
2.1 "Shalom" es la palabra que usan los semitas aún hoy en el saludo y la despedida. Aquí incluye los diversos bienes que Jesús da a los suyos.
2.2 Primero, es la paz de saber que el Señor Todopoderoso es nuestro Padre y tiene todas las cosas en sus manos. En Números 6.24ss Encontramos la bendición con que los sacerdotes debían bendecir al pueblo de Israel decía:
24 »"Jehová te bendiga y te guarde.
25 Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti
y tenga de ti misericordia;
26 Jehová alce sobre ti su rostro
y ponga en ti paz."
2.2.1 Esta es la paz de un niño pequeño arrunchado y dormido en los brazos de su padre. No se preocupa por nada, se siente seguro.

2.3 Segundo, es la paz de la protección de Dios sobre su pueblo y la seguridad que le da. Dice el Salmo 29.11
11 El Señor da fuerza a su pueblo;
el Señor bendice a su pueblo con paz.

2.3.1 Dice el Señor en el libro de Zacarías 2.8:
El Señor todopoderoso me ha enviado con este mensaje....: "Cualquiera que toca a mi pueblo, toca a la niña de mis ojos. Por eso, yo mismo lucharé...
2.3.2 Cuidar los ojos es un reflejo inmediato de los seres humanos contra cualquier cosa que los ponga en peligro. Eso es lo que Dios quiere que entendamos: El nos cuida como alguien que cuida sus ojos.

2.4 Tercero, la paz que Cristo nos da es paz con Dios, porque hay perdón y no condenación, hay misericordia y no juicio. Dice el apóstol Pablo en Rom. 5.1:
1Puesto que Dios ya nos ha hecho justos gracias a la fe, tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo."
2.4.1 Ya no hay condenación sino vida eterna para las personas que están unidas a Cristo Jesús. Dios ha extendido su mano y nos ha dado una conciencia limpia, y ha puesto el Espíritu suyo en nosotros. ¡Que regalo tan grande!
2.5 Y cuarto la paz que Cristo nos da nos permite reconciliarnos con nuestros enemigos y tener paz con nuestros prójimos. Cuando Cristo murió en la cruz, él derrumbó la pared de separación entre pueblos y personas enemigas y nos invitó a ambos a tomar nuestros puestos en su familia. Dice Efesios 2.14 y 16:
14Cristo es nuestra paz. Él hizo de judíos y de no judíos un solo pueblo, destruyó el muro que los separaba y anuló en su propio cuerpo la enemistad que existía.... 16Él puso fin, en sí mismo, a la enemistad que existía entre los dos pueblos, y con su muerte en la cruz los reconcilió con Dios, haciendo de ellos un solo cuerpo
2.5.1 Para los seres humanos es imposible entender o ingeniarse algo así. Pero precisamente para eso vino Cristo: para hacer por nosotros lo que era humanamente imposible: reconciliar a enemigos.
2.6 En su comida de despedida Jesús les dice Mi paz os dejo, mi paz os doy. Es una paz completa, integral, que es bienestar, protección, descanso, reconciliación y perdón.

3 NO COMO EL MUNDO LA DA
3.1 Jesús dice que la paz que él da no es como la da el mundo. Precisamente la tentación de Israel a través del AT fue la de abandonar la confianza en Dios y poner su confianza en las armas, en los ejércitos, en los reyes y las alianzas militares. Pero Dios le advierte a su pueblo que esa es la receta para el desastre.
3.2 Oseas 7.11-14
11 Efraín es como una paloma
atolondrada, sin inteligencia:
pide ayuda a Egipto,
acude luego a Asiria...
12 Pero cuando vayan allá,
lanzaré mi red sobre ellos;
los haré caer como aves del cielo,
los atraparé a causa de su maldad.
13 "¡Ay de ellos por haberse apartado de mí!
La destrucción los alcanzará
porque contra mí se han rebelado.
Yo quiero salvarlos,
pero ellos mienten en contra mía.
3.3 Pero no aprendemos y buscamos nuestra seguridad en bases militares, en guardaespaldas, en armas personales, y en los ejércitos y bombarderos.

3.4 La paz que da Jesús no depende de quien tiene mayor presupuesto para las armas, ni quien es más astuto. El no viene a imponer su camino, ni a obligar. Más bien invita a descansar en él. Como dice el Salmo 18.30:
30 (31)El camino de Dios es perfecto;
la promesa del Señor es digna de confianza;
¡Dios protege a cuantos en él confían!

4 NO SE TURBE VUESTRO CORAZON NI TENGA MIEDO.
4.1 ¿Por qué será que en la Biblia aparece la palabra miedo 459 veces, desde Gen 3 hasta Apoc 18? Desde el siguiente capítulo a la creación del hombre hasta Apocalipsis 18 aparece esta palabra en la experiencia bíblica. Y a través de toda la Biblia el Señor le dice a su pueblo "No temas, no tengan miedo."
4.2 Como resultado de abrirnos a recibir la paz que da, Jesús bendice a sus seguidores diciendoles "No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo." Y si una autoridad como Jesús dice eso, debemos ponerle atención.
4.3 Una de las cosas que las madres y los padres tratan de infundirles a sus pequeños hijos, especialmente cuando no van a estar con ellos, es el valor, el no tener miedo. Porque como dijo el Presidente Franklin Delano Roosevelt cuando aún los EEUU estaban sumidos en la Gran Depresión económica, en su primer discurso inaugural en 1933: "No tenemos a que temer, sino al temor mismo." Bueno, tal vez no sea del todo verdad, pero sí contiene una gran verdad, pues continuó calificando el temor: terror sin nombre, terror impensante, terror injustificado que paraliza...
4.4 Y es verdad. El temor paraliza, lleva a retroceder cuando debemos avanzar y dificulta mucho la vida.
4.5 Jesús reconoce que el temor muchas veces es parte de nuestra experiencia. Pero casi siempre es dañino. Y él nos da una alternativa. Nos dice
4.6 Muchos de Uds, tal vez la misma iglesia y persons que trabajan con ella viven bajo amenazas de personas que no conocen los caminos del Señor. Ellos tal vez piensan que los cristianos piensan igual a las personas que no conocen al Señor. Pero no saben que nosotr@s tenemos la mente de Cristo. Y él nos ha enseñado a mirar desde otra perspectiva la perspectiva de Dios. Y esto es lo que nos dice el Espíritu Santo en el Salmo 18.1-6. Escuchen con cuidado y descansen en El.:
1 (2b)Tú, Señor, eres mi fuerza;
¡yo te amo!
2 (3)Tú eres mi protector,
mi lugar de refugio,
mi libertador,
mi Dios,
la roca que me protege,
mi escudo,
el poder que me salva,
mi más alto escondite.
3 (4)Tú, Señor, eres digno de alabanza:
cuando te llamo, me salvas de mis enemigos.
4 (5)La muerte me enredó en sus lazos;
sentí miedo ante el torrente destructor.
5 (6)La muerte me envolvió en sus lazos;
¡me encontré en trampas mortales!
6 (7)En mi angustia llamé al Señor,
pedí ayuda a mi Dios,
y él me escuchó desde su templo;
¡mis gritos llegaron a sus oídos!

5. CONCLUSION
5.1 Hoy cuando celebramos la Cena del Señor, sea esta la oportunidad de renovar nuestra confianza en Jesús, quien es la imagen visible del Dios invisible, y quien nos dice: 27 »La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo"
5.2 El hace una alianza eterna con su pueblo sellada con su sangre. Espera que nosotr@s la aceptemos.