Español English  
  Noticias

Congregaciones

Obras Nuevas

Entidades de IMCOL

Institucionesafines

Nuestra Historia

Cómo Ayudar

Contactos

Página Inicial

Mapa Del Sitio
 

Página Inicial de Teusaquillo

DIOS AMA AL DADOR ALEGRE

EL PRIMER DADOR ALEGRE ES DIOS

Por Pedro Stucky

Salmo 104.13-35; Salmo 19.7-11; 2Cor 8. 9; 2Cor 9.15

DAR CON ALEGRA Y GENEROSIDAD

Hoy comenzamos el tema que tratamos todos los a os en el mes de febrero. Es el tema de la mayordoma, o sea la administracin de lo que Dios nos da, y queremos verlo bajo el ttulo "Dios Ama al Dador Alegre."

Para que no se me olvide despus, quiero anunciarles que el ltimo domingo de febrero vamos a tener un servicio especial de consagracin de primicias, diezmos y ofrendas al Se or junto con nuestras familias y nuestras vidas. As que vamos a prepararnos para esta gran celebracin de consagracin.

Para los que no conocen, la frase "Dios Ama al Dador Alegre." viene de 2Cor 9.7.

7"Cada uno d como propuso en su corazn: no con tristeza ni por obligacin, porque Dios ama al dador alegre." Esta frase a su vez es citada de Pr 22.8a (gr) que dice: "Dios bendice al hombre alegre y dadivoso." En la DHH es vs lee: 7"Cada uno debe dar segn lo que haya decidido en su corazn, y no de mala gana o a la fuerza, porque Dios ama al que da con alegra"

Cul es el nfasis, el acento de estos vss? El dar a Dios con alegra y con generosidad. Eso es lo que queremos ense ar este mes: el dar a Dios con alegra y con generosidad. Yo s que muchos de Uds ya han aprendido esta leccin, dar a Dios con alegra y con generosidad. Y lo hacen regularmente, fielmente, y experimentan la alegra y bendicin de dar a Dios. Les hemos ense ado en esta iglesia que Ud no puede darle a Dios ms de lo que El le da a Ud. Esta iglesia tambin ha aprendido a dar a Dios con alegra y generosidad, y tambin experimenta y recibe la bendicin de Dios en todas las reas incluyendo la econmica.

Dice el vs que Dios ama al dador alegre. Pero la cita de la versin griega de Pr 22.8a tambin dice "Dios bendice al hombre alegre y dadivoso." Ahora, yo s que Dios derrama bendiciones sobre todo el mundo: sobre personas malgeniadas y taca as tambin, como dice Jess, sobre buenos y malos manda su sol y su lluvia. Qu haramos si Dios no bendijera a todo el mundo? Pero tambin hay que ver que la Biblia se ala a algunas personas, como especiales beneficiarios de la bendicin de Dios.

Abraham: Gen24.34

34El siervo dijo:

Yo soy siervo de Abraham. 35El Seor ha bendecido mucho a mi amo y lo ha hecho rico: le ha dado ovejas, vacas, oro y plata, siervos, siervas, camellos y asnos

Isaac. Gen 26.12-1316

12Ese ao Isaac sembr en aquel lugar y recogi muy buena cosecha, pues el Seor lo bendijo. 13Se hizo muy rico y lleg a tener muchas posesiones. 14Eran tantas sus ovejas y vacas, y tantos sus siervos, que los filisteos le tenan envidia....

Por fin, Abimlec le dijo a Isaac:

Vete de aqu, porque has llegado a ser ms rico que nosotros....

28Ellos le contestaron:

Hemos visto que el Seor est contigo, y hemos pensado proponerte que hagamos un pacto..... siempre te hemos tratado bien y te despedimos en forma amistosa, y ahora el Seor te est bendiciendo.

Jacob. Genesis 30.42

43De esa manera Jacob se hizo muy rico y lleg a tener muchas ovejas, esclavos, esclavas, camellos y asnos.

Job: Job 42.12

12Dios bendijo a Job en sus ltimos aos ms abundantemente que en los anteriores. Lleg a tener catorce mil ovejas, seis mil camellos, mil yuntas de bueyes y mil asnas.

Lo que tienen en comn es que todos eran beneficiarios de las bendiciones de Dios. Y el vs que les cit, dice que "Dios bendice al hombre alegre y dadivoso." Claro que es cierto que bendiciones materiales no son las nicas maneras de recibir la bendicin de Dios. Por ej., la Biblia se ala que Job, en sus ltimos das fue el padre de 14 hijos y de tres hijas. No s si alguno aqu quiera ser bendecido de esa manera ahora, pero en los tiempos bblicos se vea como una gran muestra de la bendicin de Dios.

En el libro de Eclesistico, o Sirac, que se encuentra en las Biblias con los libros Deuterocannicos se encuentra la siguiente frase ( 35.7-8), que expresa algo similar a lo que dicen los vss del N.T:: 7 Honra al Se or con generosidad;

no seas tacao cuando ofrezcas los primeros frutos.

8 Siempre que ofrezcas algo, pon buena cara

y da los diezmos con alegra.

 

DIOS, EL PRIMER DADOR ALEGRE

Lo que debemos entender es que Dios mismo nos da el ejemplo para esto que dice la Biblia. El es el primer dador alegre. Vamos a ver maneras que l nos da, pero para comenzar citemos Eclesistico 35.9 que dice: 9 Da al Altsimo como l te ha dado a ti,

con generosidad, de acuerdo con tus capacidades...

Entre otras cosas, una primera cosa que podemos deducir es que Pablo se conoca las Escrituras bien. Porque si suena muy similar probablemente es porque lo es. Y eso no es accidental. Es porque son principios bblicos sobre los cuales el apstol Pablo construye. Miremos evidencias de esa generosidad alegre de Dios para con la humanidad.

LA CREACION - Salmo 104.13-35

Notemos en esta lectura la exuberante abundancia y generosidad que Dios exhibe. Ah no interesa si es para las plantas, o para los animales o para los seres humanos: todos son receptores de su generosidad vss 27 y 28:

27 Todos ellos esperan de ti

que les des su comida a su tiempo.

28 T les das, y ellos recogen;

abres la mano, y se llenan de lo mejor;

Por eso canta y alaba el salmista, toda la vida, porque Dios es generoso y da con felicidad: lo da todo, desde el soplo de vida, al sustento, la capacidad de trabajar, la belleza y aun los grandes animales que entretienen y asombran a la humanidad. Dios es el primer dador alegre.

SU PALABRA PARA INSTRUIR Y ORIENTARNOS

Los antiguos hebreos celebraban no slo que Dios les haba puesto sobre la tierra rodeados de los elementos fsicos para mantener la vida, sino, y an ms importante, Dios haba querido entrar en relacin con ellos. Es decir no haba simplemente botado a la humanidad sobre la tierra, para defenderse como pudiera, sino que estaba en relacin con ellos. Eso los distingua de los animales, y an de otros pueblos humanos en derredor.

Los hebreos celebraban que Dios se haba comunicado con ellos, les haba dado la ley para aprender a vivir bien como deben hacerlo los seres humanos. Esto era sumamente importante para ellos. Miremos el Salmo 19.7-11 pero fijmosnos primero que los trminos mandato, preceptos, mandamientos y decretos, ms que indicar diferentes prescripciones de Dios, son sinnimos de su ley o ense anza (hebreo: tor). As que esta palabra, Ley que es la traduccin habitual de la palabra hebrea tor, significa ms bien "instruccin" o "ense anza". Esta "instruccin", no es concebida como un conjunto impersonal de mandamientos y preceptos; es palabra viva de Dios, que sale al encuentro de las personas para manifestarles su voluntad y conducirlos por el camino del bien y de la vida. (Nota Salmo 1.2 Dios Habla Hoy - La Biblia de Estudio, (Estados Unidos de Amrica: Sociedades Bblicas Unidas) 1998.) Por eso dice el salmista "en guardarlos hay grande galardn o recompensa".(19.11)

Leer Sal. 19.7-11. La generosidad alegre de Dios es la que gua a la humanidad para que pueda disfrutar de la vida aqu sobre la tierra, en bienestar y convivencia. Dios es el primer dador alegre.

DIOS NOS DA SU HIJO AMADO

Pero sobre todo, el libro de Hebreos 1.1-4 en el NT resalta que la relacin de Dios con la humanidad se acerc de forma insospechada y cualitativa en la persona de Jess. Y cuando los primeros creyentes y telogos reflexionaban sobre eso quedaban asombrados y llenos de gratitud por la grandeza del amor de Dios.

Escuchemos lo que dice el pasaje:

1En tiempos antiguos Dios habl a nuestros antepasados muchas veces y de muchas maneras por medio de los profetas. 2Ahora, en estos tiempos ltimos, nos ha hablado por su Hijo, mediante el cual cre los mundos y al cual ha hecho heredero de todas las cosas. 3l es el resplandor glorioso de Dios, la imagen misma de lo que Dios es y el que sostiene todas las cosas con su palabra poderosa. Despus de limpiarnos de nuestros pecados, se ha sentado en el cielo, a la derecha del trono de Dios

Lo que les asombra es que Dios pasa de intermediarios para comunicarse con la humanidad, a hacerlo directamente metindose en pellejo humano, caminando sobre la tierra, comiendo, riendo y sufriendo como cualquier ser humano, a pesar de ser "el resplandor glorioso de Dios, la imagen misma de lo que Dios es y el que sostiene todas las cosas con su palabra poderosa."

Pero lo ms incomprensible, inconcebible y glorioso es que nos limpi de nuestros pecados mediante su entrega y muerte por asesinato en una maldita cruz y por su poderosa resurreccin.

Como deca el evangelista Juan: "en l estaba la vida, y la vida era la luz de la humanidad.... Aquel que es la Palabra se hizo hombre y vivi entre nosotros. Y hemos visto su gloria, la gloria que recibi del Padre, por ser su Hijo nico, abundante en amor y verdad...vino a su propio mundo, pero los suyos no lo recibieron... Pero a quienes lo recibieron y creyeron en l, les concedi el privilegio de llegar a ser hijos de Dios."

Estn entendiendo herman@s? Este es un regalo tan grande, tan inconcebible, que como dice el apstol Pablo, no tenemos palabras para expresarnos. 15"Gracias a Dios por su don inefable!" Eso quiere decir, "inefable": que no tenemos palabras para expresar nuestro agradecimiento.

Y por qu lo hace? Por puro amor,

16"Pues Dios am tanto al mundo, que dio a su Hijo nico, para que todo aquel que cree en l no muera, sino que tenga vida eterna. 17Porque Dios no envi a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de l. (Juan 3.16-17).

POR ESO LO ALABAMOS Y ADORAMOS

Una persona de la iglesia a veces me expresa sus dudas y dificultades con la concepcin de adorar a Dios, como con la idea que Dios exige que le alabemos, le rindamos adoracin. Como si Dios dijera "adreme, adreme". Yo quiero decirles que Dios no exige adoracin y alabanza, como si necesitara satisfacer un insaciable ego.

El pueblo de Dios, a travs de sus cuatro mil a os de historia, irrumpe en alabanza y adoracin agradecida porque Dios se lo ha ganado, ha ganado nuestra admiracin y amor con su entrega alegre y generosa hacia una humanidad que sigue aprendiendo a ser como su Padre Celestial. Volviendo al pasaje de Eclesistico 9 Da al Altsimo como l te ha dado a ti, con generosidad...

Le alabamos y le adoramos no porque Dios exige eso de sus sbditos, sino porque hemos experimentado la bondad, el amor y la misericordia, demasiado inmensa para ni siquiera ponerlo en palabras. Por eso es que los salmistas invitan a toda la humanidad, a toda la tierra a reconocer eso, y unirse en alabanza y adoracin a nuestro Dios, Creador y Salvador.

En este da cuando vamos a celebrar esta generosidad de Dios en Jesucristo a travs de la Cena del Se or, lo mejor que podemos hacer es entregarnos a El de todo corazn como expresin de agradecimiento sincero e inteligente.

Oracin de entrega

Ahora vamos a celebrar la Cena del Se or y luego vamos a dar oportunidad para responder con diezmos y ofrendas de corazones agradecidos, pues Dios Ama al Dador Alegre.