Español English  
  Noticias

Congregaciones

Obras Nuevas

Entidades de IMCOL

Institucionesafines

Nuestra Historia

Cómo Ayudar

Contactos

Página Inicial

Mapa Del Sitio
 

Página Inicial de Teusaquillo

"EL SEXTO DIA DIOS CREO A LA MUJER"

"SEGUIMOS LAS EXPECTATIVAS DE DIOS O LAS EXPECTATIVAS DE OTROS? "

por Pedro Stucky

Gen 1.26-28a; 31; 2.18-24; Ef. 2.1-10

INTRO

Y yo qu puedo decir de la mujer en este mes de predicacin sobre la mujer? Esa ha sido mi pregunta... No porque no hay nada que decir. Al contrario hay mucho. Pero primero no soy mujer, y segundo, cualquier cosa que diga puede ser usado en mi contra... De todos modos, siempre que predico quiero que sea una palabra de Evangelio, es decir de Buenas Nuevas, y hoy, claro est, no es una excepcin.

LA CREACION: el relato de Gnesis 1

Algunos de Uds han notado, o han aprendido, que hay dos relatos de la creacin: uno en Gnesis 1 y otro en Gnesis 2. Son relatos que se complementan. A nosotros nos interesa hoy el relato de la creacin del ser humano. As que vamos a leer primero el de Gnesis 1.26-28a, 31.

26Entonces [Dios] dijo: "Ahora hagamos al hombre a nuestra imagen. l tendr poder sobre los peces, las aves, los animales domsticos y los salvajes, y sobre los que se arrastran por el suelo."

27 Cuando Dios cre al hombre,

lo cre a su imagen;

varn y mujer los cre,

28 y les dio su bendicin:

"Tengan muchos, muchos hijos;

llenen el mundo y gobirnenlo;

dominen a los peces y a las aves,

y a todos los animales que se arrastran."

31....y Dios vio que todo lo que haba hecho estaba muy bien. De este modo se complet el sexto da.

El sexto da Dios cre a la mujer. El sexto da Dios cre al varn. Aunque en otros pasajes de Gnesis la palabra hebrea adam designa un nombre propio, aqu esta palabra que se traduce como hombre, se usa para designar a todo el gnero humano, as que cuando dice "Cuando Dios cre al hombre..." se refiere al hombre y a la mujer, cosa que inmediatamente deja en claro cuando dice "varn y mujer los cre." Pero por qu enfatizar eso? Porque ambos mujer y hombre son creados a imagen de Dios. Los seres humanos no son nicamente una creacin especial de Dios, sino que han sido creados a su imagen.

Pero entonces a quin se parece Dios, a un varn o a una mujer? La respuesta es a ninguno de los dos. Dios no tiene gnero, no es sexuado como el ser humano. Dios es espritu. As que esas discusiones son estriles. Lo que significa es que estn dotados de caractersticas tales que les permiten entrar en una relacin personal o de dilogo con Dios y ejercer como representantes suyos el gobierno del mundo.

El punto es que ambos mujeres y hombres fueron desde el comienzo una creacin especial de Dios, dotados de dignidad, de autoridad y fueron creados para relacionarse con Dios y reflejar su gloria.

Paremos ah un momento. Qu implicaciones tiene este dato inicial?

Primero, si Ud, como hombre o mujer no est relacionndose con Dios en una forma real e ntima y no est reflejando la gloria de Dios, Ud est perdiendo el propsito por el cual fue cread@. Ud fue cread@ para reflejar la gloria de Dios, para relacionarse con Dios y para ejercer la autoridad sobre la creacin y administrarla en nombre de Dios. Jesucristo el Hijo de Dios, le ha restaurado su dignidad, as que si Ud no ha tomado posesin de esa dignidad, hoy es el da para hacerlo.

Pero ojo esa autoridad no es sobre otros seres humanos. No dice "dominen a otros seres humanos, no dice dominen a las mujeres..." Dice dominen a los peces y a las aves, y a todos los animales que se arrastran.

Lo segundo que se desprende de este relato, es que mujeres y hombres fueron creados con igual dignidad y autoridad. A veces se oye en predicaciones cosas que dan la idea que la mujer es subordinada al hombre, con menos autoridad, por no decir capacidad de pensamiento y de decisin.

Pero fjense que en este relato, los cre igualitos: el mismo da, con la misma bendicin, con la misma autoridad, y con la misma aprobacin: "y Dios vio que todo lo que haba hecho estaba muy bien."

As que si Ud aun est entre las mujeres o entre los hombres que creen, dicen o actan como si las mujeres tienen menos dignidad, autoridad, estatus, bendicin es decir que son seres humanos de segunda categora o que estn en inferioridad frente al hombre, o deben ser mandadas o dominadas por los hombres, lea el texto de nuevo, y dse cuenta que desde el punto de vista del relato bblico de la creacin, esa actitud es insostenible.

Otra cosa es que las culturas y tradiciones humanas dominadas por hombres han producido sociedades donde a las mujeres se les trata en desigualdad de condicin, se les trata como si fueran inferiores, se discrimina contra ellas, se les maltrata y se aprovechan de ellas.

Pero herman@s, eso es un pecado, y nosotr@s como cristian@s de ninguna manera podemos participar en actitudes como esas, porque estaramos yendo en contra del designio de Dios en la creacin, as como es un pecado tratar como si fueran inferiores a otros humanos que son de otras razas, colores o etnias.

EL RELATO DE GNESIS 2.18-24.

El sacerdote catlico argentino, Ariel Alvarez en un artculo en la revista Signos nos ayuda entender que la preocupacin del relato de la creacin en la Biblia no es cientfica sino teolgica. Aunque an tiene problema con lenguaje incluyente, es decir donde las mujeres tambin se sientan incluidas, lo que dice Alvarez es til:

"La Biblia no ensea cmo fue el origen real del hombre y de la mujer... tampoco le interesaba contar "cmo" apareci el hombre sobre la tierra, sino "de dnde" apareci. Y su respuesta es: de las manos de Dios.

"El "cmo" deben explicarlo los cientficos. El "de donde" lo responder la Biblia. Y a medida que pase el tiempo, los cientficos podrn ir cambiando sus respuestas sobre "cmo" fue la apricin del hombre (si existi desde siempre como es hoy, si evolucion de seres primitivos, si sus primeras particulas provienen de otras galaxias, etc). La Biblia, en cambio, nunca cambiar su respuesta a "de donde": de las manos de Dios, que estuvo dirigiendo ese proceso. Por esto no debemos temer que aparezcan nuevas visiones cientficas. Porque la Biblia mantendr invariable su mensaje: el hombre, frgil criatura de barro, es la obra maestra de Dios. Todo hombre es sagrado e irrepetible porque tiene un "soplo" de Dios. El es el rey y el responsable de la creacin. Y la mujer participa de la misma grandeza, jerarqua y dignidad que l." (Signos, junio, 2006, pp.22-25)

Vamos al relato:

18Luego, Dios el Seor dijo: "No es bueno que el hombre est solo. Le voy a hacer alguien que sea una ayuda adecuada para l." 1920Y Dios el Seor form de la tierra todos los animales y todas las aves, y se los llev al hombre para que les pusiera nombre. El hombre les puso nombre a todos los animales domsticos, a todas las aves y a todos los animales salvajes, y ese nombre se les qued. Sin embargo, ninguno de ellos result ser la ayuda adecuada para l. 21Entonces Dios el Seor hizo caer al hombre en un sueo profundo y, mientras dorma, le sac una de las costillas y le cerr otra vez la carne. 22De esa costilla Dios el Seor hizo una mujer, y se la present al hombre, 23el cual, al verla, dijo:

"Esta s que es de mi propia carne y de mis propios huesos! Se va a llamar mujer, porque Dios la sac del hombre."

24Por eso el hombre deja a su padre y a su madre para unirse a su esposa, y los dos llegan a ser como una sola persona.

El autor nos da aqu una parbola; y como hemos visto su propsito no es el de dar una explicacin cientfica sobre el origen del ser humano sino el de proveer un acercamiento religioso o teolgico al origen del ser humano. Y lo que indica es algo muy profundo: toda persona quienquiera que sea, es una obra directa y especialsima de Dios. No es un animal ms de la creacin sino un ser superior, misterioso, sagrado e inmensamente grande, porque Dios en persona se tom el trabajo de hacerlo.

Para muchas personas hoy da eso es difcil creer, porque la vida que llevan a veces es peor que la de un animal; porque el trato que reciben no salvaguarda su dignidad inherente; porque han sido degradados, sus derechos violados y desde peque os maltratados.

Pero Dios continua dicindoles y dicindonos "tu eres mi obra suprema y nunca he cambiado de opinin."

El momento culminante y el centro de la narracin lo constituye el detalle de la mujer formada de la costilla de Adn. Para enfatizar la importancia de la mujer en el plan de la creacin el autor utiliza una herramienta literaria para ir aumentando la expectativa. Hace parecer que Dios se da cuenta que algo le sali mal y tiene que intentar por dos veces corregir la falla. Algo le falta a esta criatura especial llamado varn. A pesar de todo el derroche de creacin en su derredor, Dios se da cuenta que "No es bueno que el hombre est solo."

Y se propone corregir la falla con la creacin de todo tipo de animales. Pero una vez ms como para aumentar la expectativa por la creacin de una compa a adecuada, el texto hace parecer que Dios de nuevo no dio en el clavo. Tampoco son los animales la compa a ideal para el hombre.

Con el relato del sue o de Adn y la costilla, el autor nos lleva al climax del relato cuando Dios le presenta a la mujer y Adn exclama con alegra:"Esta s que es de mi propia carne y de mis propios huesos! Se va a llamar mujer, porque Dios la sac del hombre."

Una vez ms echamos mano del escrito de Ariel Alvarez que reflexiona sobre esta creacin:

"Nuestro autor emplea aqu una bellsima imagen para dejar a los lectores una leccin grandiosa.... Al decir que la crea de su costilla, es decir, de su costado, la coloca a la misma altura que el varn, en su mismo nivel y con idntica dignidad. Tal atrevimiento de declarar a la mujer semejante al varn, debi de haber irritado enormemente a sus contemporneos, y sin duda constituy una idea revolucionaria en su poca."

LAS EXPECTATIVAS DE DIOS O LAS EXPECTATIVAS DE OTROS?

A qu va todo este nfasis sobre la dignidad y el valor intrnseco de la mujer, en la culminacin de la creacin? El punto central del mensaje en esta ma ana es este: si Dios ha creado a la mujer con tan especial atencin, si es una creacin con tanta dignidad y valor como el hombre, si arranc un grito de felicidad del hombre cuando la vi: por qu los hombres y las mujeres se empe an en negar, despreciar, desvalorizar y desagradecer esta especial creacin? S, as es. Tanto los hombres como las mujeres se empe an en crear complejos y cualquier cantidad de prcticas que dan a entender que la obra de Dios no qued buena o que no vale.

Escuchen esto de la columnista Aleida de una revista para mujeres:

"En una decisin sin precedentes, el mes pasado los organizadores de la Pasarela Cibeles, el evento ms importante de la moda espaola, resolvieron dejar por fuera de los desfiles a las modelos excesivamente flacas....

"Por supuesto, la decisin no estuvo exenta de polmica y ms de una puso el grito en el cielo, alegando que se iba a discriminar a las flacas por naturaleza, que no necesitan someterse a cuanta dieta se les atraviesa para verse delgaditicas.

"Protesta intil, pues prim el criterio de que cuando en los desfiles de moda participan modelos con aspecto cadavrico, se les est enviando un mensaje equivocado a muchas mujeres que viven atormentadas porque sus cuerpos no se ajustan a los estndares de las pasarelas; cuestin que es completamente absurda, no solo por el hecho de que la gran mayora de las mujeres no encajamos en esos prototipos, sino porque, yendo ms all, el mito de la belleza fsica en buena medida alimentado por los patrones de la moda se toma errneamente como parmetro para medir la calidad de una persona.

"Las cosas verdaderamente importantes son mucho ms difciles de cuantificar y no dependen de los nmeros que arroje una balanza o de la cifra que marque un metro alrededor de la cintura.

"Desafortunadamente la cultura de los bonitos ha trastocado los valores llegando a extremos inimaginables hasta no hace mucho y ha perjudicado especialmente a las mujeres, con el ridculo argumento de que hay que mantenerse lindas a cualquier costo para sentirse mejor consigo mismas o para agradarles ms a los hombres.

"En otra muestra de lucidez, los espaoles prohibieron que el maquillaje de las modelos simulara rostros demacrados. Interesante medida, pues para muchas jovencitas esa apariencia resulta in, sin importar que sea producto del maquillaje o una enfermedad."

La autora aclara "que no se trata de que uno se abandone y se despreocupe completamente de su cuerpo pero no es lo mismo tener una figura bonita que tener un cuerpo saludable." Y le da la razn a una doctora espaola que escribe: la pasin por el peso por debajo de los lmites normales es un riesgo para la salud. No slo hay peligro de padecer anorexia y bulimia, sino que tambin se desarrollan a largo plazo problemas de fertilidad, hormonales y de osteoporosis. (Al, octubre 27, 2006, p.37)

 

Esta lectura nos lleva para terminar a unos vss en Efesios 2 que nos ayudan entender la pregunta que plantea el ttulo del mensaje: las expectativas de Dios o las expectativas de otros?

1Antes ustedes estaban muertos a causa de las maldades y pecados 2en que vivan, pues seguan los criterios de este mundo... 3De esa manera vivamos tambin todos nosotros en otro tiempo, siguiendo nuestros malos deseos y cumpliendo los caprichos de nuestra naturaleza pecadora y de nuestros pensamientos....

Muchas prcticas que asumimos son fruto de nuestros malos deseos, caprichos, pensamientos y nuestra naturaleza pecadora. Pero estas cosas llevan a la muerte espiritual, la muerte de nuestro verdadero ser, de nuestra integridad, pues en vez de agradecer a Dios por lo que somos, nos dejamos guiar por los criterios del mundo....

Sigue diciendo el pasaje: 4Pero Dios es tan misericordioso y nos am con un amor tan grande, 5que nos dio vida juntamente con Cristo cuando todava estbamos muertos a causa de nuestros pecados.

De esos criterios y prcticas de autodesprecio complejos, y auto imagen destructivos tambin nos libera el Se or. Y esto es buena noticia. Pues en Cristo, Dios nos ha recordado que desde la creacin nos ha hecho con amor y cuidado, nos ha amado entra ablemente y nos ha creado con un propsito que no es exactamente el de vivir esclavas de el auto desprecio y de las modas y criterios de este mundo. Como escribe Aleida: "Una mujer mentalmente saludable no deber a aceptar que se le juzgue de acuerdo con el atractivo de su cuerpo,. Ni que su autoestima est directamente ligada a las medidas de las caderas o del busto."

Entonces cual es nuestro verdadero destino? El vs 10 termina diciendo: 10pues es Dios quien nos ha hecho; l nos ha creado en Cristo Jess para que hagamos buenas obras, siguiendo el camino que l nos haba preparado de antemano.

Dios es el que nos ha hecho, as seamos altas, bajas, flacas, gordas, negras, blancas, morenas, y ha venido en Cristo Jess para recordarnos que su creacin mujeres y hombres es tan valiosa que no hay nada que no hara por rescatarnos y restaurar nuestra dignidad.

Y el llamado que s tienen todas y todos es el de ser sus hijas e hijos amados para que hagamos buenas obras, siguiendo el camino que l nos haba preparado de antemano.

Ud escoge: Sigue las expectativas de otros o las expectativas de Dios? Ayudmosnos unos a otras a aceptar y seguir las expectativas de Dios, y ammosnos as como Dios nos ha hecho.

CONCLUSION

Dice Efesios 2.8-9 8Pues por la bondad de Dios han recibido ustedes la salvacin por medio de la fe. No es esto algo que ustedes mismos hayan conseguido, sino que es un don de Dios. 9No es el resultado de las propias acciones, de modo que nadie puede gloriarse de nada;

Yo les dije antes que si Ud como hombre o mujer no est relacionndose con Dios en una forma real e ntima y no est reflejando la gloria de Dios, Ud est perdiendo el propsito por el cual fue cread@. Ud fue cread@ para reflejar la gloria de Dios, para relacionarse con Dios. Jesucristo el Hijo de Dios, le ha restaurado su dignidad, as que si Ud no ha tomado posesin de esa dignidad, hoy es el da para hacerlo, para reclamar esa herencia suya y relacionarse con Jess, el Hijo de Dios, que vino a buscar y salvarle y restaurar su verdadera posicin en la creacin que Ud ha perdido por el pecado.