Español English  
  Noticias

Congregaciones

Obras Nuevas

Entidades de IMCOL

Institucionesafines

Nuestra Historia

Cómo Ayudar

Contactos

Página Inicial

Mapa Del Sitio
 

Página Inicial de Teusaquillo

"AY DE MI SI NO ANUNCIO EL EVANGELIO"
1Cor 9.16; 1Cor 9.15-23

1 ¿ANUNCIO o PREDICO?
1.1 Lo primero que hay que notar es el cambio en el boletin, de "Ay de mi si no predico el Evangelio" a "Ay de mi si no anuncio el Evangelio" ¿Hay diferencia? Predicar = pronunciar un sermon. Predicar suena a palabras, suena a sermon en un contexto formal, desde un púlpito. Pero anunciar el Evangelio no puede limitarse a estar dando un sermón desde un púlpito o desde una tarima.
1.2 Anunciar = dar noticia o aviso de alguna cosa. Anunciar es contar, es demostrar, es señalar algo. Nos hace pensar que hay sermones sin palabras. Nos hace pensar en el dicho; "tus acciones hablan tan fuerte que no puedo escuchar lo que dices.", que nos recuerda que la predicación se hace de muchas maneras.
1.3 Nos hace recordar la otra frase: "predique el Evangelio, y si es necesario, use palabras".
1.4 De todas formas lo que dice el pasaje, 1Cor 9.16 es "Ay de mi si no anuncio el Evangelio.

2 Lo que Pablo pensaba de su ministerio: la consideraba un privilegio.
2.1 No estaba dispuesto a recibir dinero, sostenimiento o privilegios por trabajar para Cristo. Al retirarse de su cátedra un profesor universitario, pronunció un discurso donde agradeció a su universidad por haberle pagdo el salario durante todos esos años, siendo que él muy gustoso hubiera estado dispuesto a a pagar para poder desempeñar su tarea.

2.2 No significa que debe trabajar gratis. Pero sí significa que no debe trabajar solo por el dinero. Verlo como una oportunidad de servicio. Debe verse a sí mismo como una persona cuya vida no está dada para servirse a sí misma sino que tiene el privilegio de poder servir a otros.

2.3 Pero lo que Pablo hacía no era cualquier trabajo, como tampoco lo que hace cualquier siervo u obrero del Señor. Lo que Pablo hacía era abrir brecha era la punta de lanza para establecer comunidades de fe en las diferentes provincias de Asia Menor y Europa. Era lo que el llama, "el designio secreto de Dios.", lo que Dios había mantenido escondido en secreto por los siglos. Y ahora Pablo era mensajero de eso, de establecer de judíos y no judíos una sola humanidad en Cristo Jesus.

2.4 En diversas ocasiones cuando he escuchado el testimonio de mi mamá, cómo vino a Colombia, porque había recibido un llamado misionero, sabía que eso era lo que Dios la llamaba a hacer. Cómo una mujer jóven de 29 años sale de su tierra, de su hogar, de su familia, recién casada sólo dos años larguitos con una niña, y un embarazo de casi 8 meses, para venir a Colombia donde no conocía a nadie, ni el idioma, para dedicarse a vivir y compartir el Evangelio con niños y niñas que más tarde fueron la base de la Iglesia Menonita en Colombia. Y oirla decer en su testimonio, "yo no cambiaría lo que yo hice por nada...." Eso es tener claro que anunciar el Evangelio, servirle al Señor es un privilegio, y el Señor de la obra no defrauda.
Pablo consideraba anunciar el Evangelio un privilegio.

3 En segundo término Pablo consideraba anunciar el Evangelio un deber.
3.1 Pablo pensaba que si él hubiera elegido ser un misionero o apóstol del Evangelio podría haber pedido legitimamente que se le pagara por su labor. Pero él no había elegido esa tarea: la tarea lo había elegido a él. No podía dejar de hacerla, así como no podía dejar de respirar. Y no podía hablar de paga por aquello que no podía dejar de hacer. Pablo hubiera dicho: ¿Qué otra cosa puedo hacer sino contar a las personas las buenas nuevas de Cristo?

3.2 Un santo y místico español llamado Ramón Lull, nos relata cómo se convirtió en misionero de Cristo. Había vivido una vida negligente, para sí mismo, buscando lujos y placeres. Pero un día estando a solas Cristo se le acercó llevando su cruz y diciéndole : "Llevala conmigo." Pero él lo rechazó y se nego a hacerlo.
3.3 Una vez más, estando en silencio en una gran catedral, Cristo se le acercó: y una vez más le pidió que llevara su cruz y una vez más se negó.
3.4 Finalmente en otro momento solitario, Cristo se le acercó por tercera vez, y en esa oportunidad, dice Lull: "Tomó su cruz y con una mirada la dejó en mis manos. ¿Qué otra cosa podía hacer sino tomarla y seguirle?"
3.5 Asi también Pablo hubiera dicho: ¿Qué otra cosa puedo hacer sino contar a las personas las buenas nuevas de Cristo? Consideraba anunciar el Evangelio un deber.

4 A pesar de no querer recibir una paga Pabló sabía que a diario él recibía un gran premio.
4.1 Tenía la satisfacción de llevar el Evangelio libremente a todas las personas que lo recibieran. Es que la verdadera gratificación de la tarea no es la paga en dinero, sino la satisfacción de haber hecho algo que marcó la diferencia. Por eso lo más grande que hay que hay en la tierra no es elegir el trabajo con mayor salario, sino aquél que nos llena más, que nos hace más felices, que nos trae mayor satisfacción.

4.2 El Dr. Alberto Schweitzer había ganado tres doctorados, bien ganados. Uno en música, y era un excelente organista. Uno en teología y su tesis sobre la búsqueda del Jesús histórico hizo historia. Y uno en medicina. Pero sintió el llamado de dejar a su patria nativa de Suiza y el prestigio y vida cómoda que le podía ofrecer la Europa del siglo veinte, e internarse en el corazón del Africa ecuatorial, fundando una clínica que serviría a la población de esa zona. ¿Por qué una persona con tres doctorados se interna en el trópico para servir a la humanidad y a Cristo Jesús?

4.3 El Dr. Schweitzer ha relatado el momento que le otrogaba mayor felicidad. Llegaba al hospital alguien que sufría intensamente. El Dr. tranquilizaba a la persona diciéndole que la haría dormir, la operaría y lae haría bien. Después de la operación se sentaba al lado de la persona esperando que recuperara el sentido. La persona muy despacio abría los ojos y susurraba con gran sorpresa: "No siento más dolor." Ese era el gran momento para Schweitzer.

4.4 No hay en esto recompensa financiera o material, pero hay una satisfacción tan profunda como el mismo corazón. El haber encaminado una vida destruida, el haber corregido a una persona para que camine en el sendero recto, el haber curado la tristeza de un corazón, el haber llevado una persona a conocer a Cristo, el haberle dado la mano a una persona que creia que su vida se había acabado, y otras similares estas cosas no son algo cuya recompensa pueda medirse en términos económicos. Es algo que produce el gozo de Dios. Y Pablo recibía en forma similar su premio.
4.5 Cuando Ud sigue en las pisadas del Maestro que dijo, como el Padre me envió a mi, así yo los envío a Uds., Ud puede esperar peligros, desplantes, persecuciones, privaciones, pero tambien se está embarcando en una vida de recompensas en la vida diaria y el premio de la corona incorruptible que Dios le tiene reservada.

5 Finalmente Pablo habla de la manera que él llevaba el anuncio de las buenas nuevas.
5.1 Su método era identificarse con cada grupo hacerse como ellos para poder comunicarles en una forma que pudieran comprender las Buenas Nuevas de Cristo. Hacerse todo para todos no significaba adoptar una personalidad hipócrita siendo una cosa para unos y otra cosa para otros.
5.1.1 Se trataba más bien no sólo de llevarse bien con todos, pero más aún de entrar en el mundo de cada uno, entender su manera de pensar, sus preocupaciones, su manera de entender el mundo y la vida, su manera de expresarse, para poder comunicarle cómo es que el Evangelio podía ser buenas noticias para ellos.

5.2 Al contrario, la persona que nunca puede ver nada sino su propio punto de vista, que es completamente intolerante, que carece del don de la simpatía y empatía, que nunca trata de comprender la mente y el corazón de otros, no podrá ser nunca un pastor ni un evangelista, ni siquiera un amigo.

5.3 Algunos han oído de Bruce Olson. Más han escuchado de los indígenas motilones. Hasta 1960 tenían poco contacto con el mundo externo y tenían una reputación feroz. Pero Bruce Olson, un joven de los EEUU, sentía el llamado ineludible de Dios de llevarles las buenas nuevas de Cristo Jesús.
5.4 Los motilones tenían una profecía que un hombre alto, de pelo rubio vendría a ellos con un vástago de plátano y que Dios saldría del vástago. Enfrentando muchos peligros y sufrimientos Bruce Olson llegó donde los motilones y convivió con ellos, aprendiendo su idioma y costumbres. Inicialmente algunos de ellos se preguntaban si Olson podía ser aquel hombre de la profecía, pero como no vino con un vástago, abandonaron la idea. Un día en 1965, un indígena que había hecho pacto de hermano con Olson, abrió un vástago con un machete, y vio que se abría como las páginas de un libro. Olson señaló su Biblia y dijo, "Este es el vástago de Dios."

5.5 Luego Olson les recordó una leyenda motilona sobre un joven indígena que quizo ayudarle a unas hormigas para construir una buena casa. Pero como él era grande y diferente, no podía comunicarse con las hormigas. Ellas sólo huían. Pero por un milagro el hombre fue transformado en hormiga y como hormiga pudo mostrarles cómo mejorar su hogar. Esa leyenda le dió a Olson pie para contarles cómo Dios se encarnó en Jesús, y anduvo nuestro sendero. Olson les contó de la muerte y resurrección de Jesús y les dijo que la Biblia relata la historia de Jesús.

1.1 Muchas noches pasaron y su hermano de pacto, Bobarishora, le preguntó a Olson, cómo podía él también caminar en el sendero de Jesús. Se le dificultaba a Olson explicarle el concepto de fe en lengua motilona. Olson le recordó a Bobarishora de una de las primeras celebraciones con la tribu, cuando él tenía miedo de subirse en una de las hamacas elevadas especiales para los motilones para mecerse y cantar con la tribu. Olson había querido mantener un pie en la tierra, pero Bobarishora le había dicho que sólo podía cantar si estaba enteramente suspendido en la hamaca. Olson le dijo: "Así es cuando sigue a Jesús. Ninguna persona puede decirle cómo andar en el sendero de Jesús. Sólo Jesús puede, pero para averiguarlo, tiene que guindar su hamaca a El y ser suspendido en Dios."
1.2 A los dos días Bobarishora le dijo a Olson: "Bruchko, he guindado mi hamaca a Jesús. Ahora hablo un nuevo idioma." Para los motilones, idioma es el equivalente a la vida. Bobarishora le estaba diciendo que tenía una nueva vida suspendida en Jesús. Y fue el comienzo de una gran conversión de los motilones a Cristo Jesús.

1.3 Pablo el gran misionero veía cuan esencial era convertirse en todo para todos. Uno de nuestras grandes necesidades es simplemente aprender al arte de llevarnos bien con la gente y aprender a escucharles y comunicarnos con ellos en su idioma.

2 CONCLUSION
2.1 Compartir Anunciar el Evangelio es un gran privilegio, dado a los seres humanos, no a los ángeles, creyentes en Jesús.
2.2 Compartir Anunciar el Evangelio es un deber ineludible, porque si el Soberano del universo nos pide hacer algo, sería un acto de mezquina soberbia de nuestra parte rehusarnos.
2.3 Compartir Anunciar el Evangelio tiene su recompensa, su premio, un premio que no se taza en moneda pero deja riquezas incomparables.
2.4 Compartir Anunciar el Evangelio tiene su método, y es adentrarnos en el mundo del otro con genuino interes y amor, para poder llevarle el mensaje transformador de las buenas noticias de Jesus para su vida
2.5 ¿Ud quiere responder a este llamado?